viernes, 23 de abril de 2010

Mañana 23 Vámonos con Pancho Villa


El Columnista, 23 Abril, 2010, por Paco Coca

“Reencuentro”, historia de venganza y agonía

El cineasta Héctor Antonio Robles escribió y dirigió este nuevo cortometraje

PACO COCA

Héctor Robles, cineasta originario de Coatzacoalcos, Veracruz, presentó recientemente su cortometraje titulado “Reencuentro”, donde relata la historia de una reunión entre un padre agonizante y su hijo que regresa a casa. Robles, guionista egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, escribió y dirigió este corto de 12 minutos de duración, que cuenta con las actuaciones de Rafael Alcántara, como el padre y Aarón Guerra, en el papel del hijo.
Una serie de planos fijos de objetos, nos plantea de inicio, sin necesidad de diálogos, la situación de los personajes: del padre y el hijo (nunca se menciona sus nombres) vemos sus rostros en primer plano, mientras inicia su reencuentro familiar. El padre sale de entre las sombras, creadas por una escenografía que, atinadamente, desaparece a lo largo de la historia para convertirse sólo en un fondo negro, que contrasta con la iluminación que da de lleno en el rostro de los actores.
La acción sucede, casi en su totalidad, dentro del cuarto del padre, aunque la cámara y la elección de planos confinan al espectador a un espacio aún más cerrado. Abundan los close-ups y las tomas en picada sobre la cama del padre, sitio clave dentro de la historia porque es ahí donde suceden los momentos más intensos de la historia, ya que es el sitio de la lenta agonía del padre enfermo. Aunque la edición es ágil, también nos deja ver (cuando la secuencia lo requiere) la pesadez con la que transcurre su vida, además, en el caso del patriarca también deja ver su agonía, aunque esta última condiciona la vida del otro. La espera se vuelve mutua y vemos su avance a partir de las marcas que uno de ellos realiza en la pared, como un preso que cuenta los días que faltan para el fin de su condena.
La pista sonora ayuda a reforzar el clima de opresión y encierro que sufren. La música, no melódica, transcurre a los largo de la película mezclándose con el sonido del medio ambiente, que nos sitúa en un lugar indefinido entre el campo y la ciudad.
Uno de los elementos más interesantes es la elección de color, la mayor parte de la fotografía, a cargo de Moisés Alejandro Robles, es blanco y negro, con una iluminación que enfatiza los claroscuros, que resulta acorde por el apoyo del vestuario y la escenografía. Este manejo de cámara funciona principalmente en una secuencia ubicada a la mitad de la historia, donde el personaje del padre intenta levantarse del suelo para llegar a su cama, usando lo último que le queda de fuerza y de orgullo, sin pedir ayuda al hijo, quien silenciosamente asiste como espectador a la agonía de su padre.
Son sólo son dos los personajes que aparecen en la historia: el padre y el hijo, pero hay otros dos miembros de la familia: la hija y la madre, que pese a no aparecer, cobran gran importancia dentro de la historia a partir de la evocación que hacen los primeros de ellas. Además, son ellas, en su ausencia, quienes condicionan la relación entre el padre y el hijo.

 Reencuentro
México, 2010
Duración: 12:31 minutos
Guión y dirección: Héctor Antonio Robles
Actores: Rafael Alcántara (Padre), Aarón Guerra (Hijo)
Fotografía y edición: Moisés Alejandro Robles
Producción: Juan Damián Robles, Isabel Jiménez, CCinemedia

miércoles, 21 de abril de 2010

PRIMER CORTOMETRAJE REALIZADO EN EL CCINEMEDIA

CORTOMETRAJE "REENCUENTRO" REALIZADO EN EL CCINEMEDIA POR LA GENTE DEL CCINEMEDIA

ESCRITO Y DIRIGIDO POR HÉCTOR ROBLES HERNÁNDEZ





SI TIENES PROBLEMAS PARA VERLO AQUÍ CONÉCTATE A NUESTRO CANAL EN YOUTUBE

lunes, 12 de abril de 2010

Le Fils, miércoles 14 de abril en la USBI de la UV



EL HIJO
Dir. Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne
Bélgica, 2002, 103 MIN
.

El cine belga  tiene una  presencia  regular en las salas europeas de cine, generalmente son películas no aptas para  la industria norteamericana, la de ensamblaje Hollywood, y casi siempre son obras que merecen la mirada del público cinéfilo y de los festivales cinematográficos importantes, esos que dan premios a las películas no sólo por su popularidad.
Los hermanos Pierre y Jean Luc Dardenne son los ilustres ganadores de dos veces la Palme d´Our (Rosseta, 1999 y L´enfant 2005) en el conocido festival de la costa francesa. Justamente su trabajo merece la atención, y quizá hasta los premios. Han construido un cine de primeros y primerísimos planos donde vemos las cicatrices de los actores, un discurso de diálogos y personajes seguidos por una cámara en mano que insiste en mostrar el desempeño histriónico de los actores. Situaciones  terribles de personajes desgraciados que actúan movidos por el instinto, presas casi siempre de la circunstancia. Perdedores a los que no queda más que quererlos.
Y es aquí donde  el discurso visual de los Dardenne cobra su justo valor,  abordan  sus historias a medio camino entre el documental y el cine de ficción; con la imagen, libre del sonido incidental, construyen el espacio cinematográfico con personajes,  su voz  y sus gestos, en historias  insertadas en el mundo de los parias, los sin techo, los débiles, los desprotegidos, un retrato que se torna agobiante hacía el final de la función.  En su sencillez al contar las historias (todas transcurren de manera lineal sin efectos de elipsis intrincadas, ni flash back, ni flash forward) radica su importancia. En El Hijo retoman  formalmente lo ya hecho en Rosseta y que continuaron con El Niño. El perdón y la redención.
Entre el bombardeo continuo de imágenes mercantilistas, los hermanos Dardenne construyen imágenes de una realidad que vemos y palpamos. Cine entre crítica social y ficción.







sábado, 10 de abril de 2010

GOMORRA de Matteo Garrone el 10 de abril en el Ccinemedia



GOMORRA
Dir. Matteo Garrone
Italia, 2008, 137 MIN.

Es  bien sabido que los libros que por sus ventas resultan en una película (ejem. betsellers), la mayoría de las veces no son obras directamente proporcionales a la calidad literaria y/o a su demanda en librerías.  Este no es el caso de Gomorra,  película extraída del libro del  joven periodista y escritor, Roberto Saviano, (quien también colabora en el guión), sentenciado a muerte por las libertades que se tomó al señalar con detalles la organización de la Camorra, la Mafia pues o el equivalente al Narco Made in México.
Matteo Garrone en su película número 10,  no se enfrasca en  el proyecto de dar rostro a los personajes que mueven la máquina de corrupción empleada  por la Camorra para ser un grupo de poder en Italia. Más bien intenta revelar el rastro de decadencia que esta organización criminal deja a su paso, un escenario de enfrentamientos entre vendedores de drogas, dealers y policías, tráfico de influencias y  fraudes financieros que llegan hasta la elite de la moda y la alta costura.
Garrone cuyo trabajo más conocido en los festivales antes de Gomorra fue  L'imbalsamatore (2002), se aleja del libro que  da detalles de los involucrados, y monta un discurso “cámara en mano”, como si hiciera un  reportaje documental, cuyo resultado es un fresco de la Mafia Napolitana que le valió a Garrone el premio a mejor director en el Festival de Canes, 2008. Historias Italianas que pueden ser la historias de cualquier  parte del mundo donde el narcotráfico y la corrupción erosiona los caminos de la ley. 





sábado, 3 de abril de 2010

FALLEN ANGELS de Kar Wai Wong en el Ccinemedia

ÁNGELES CAÍDOS
Dir. Kar Wai Wong
Honk Kong, 1995, 96 MIN.

Kar Wai Wong, al que se podría clasificar como director de cine post moderno con casi 20 películas hasta el 2010, es de un cursi pegajoso que emociona. Este realizador de películas que podrían ser las telenovelas del futuro tiene, debajo del aparente desenfado con que estructura sus historias (digamos Chucking Expres, 1994), un especial cuidado en el tratamiento de la imagen. Precisamente en ello radica su acierto, colocando la imagen cinematográfica por encima de la historia. Esto lo convierte en un cineasta tan reconocido, aunque en formato light, como Zhang Yimou o John Woo. De hecho Kar Wai Wong podría ser una mezcla de los dos. Sus primeras películas transcurren entre las calles dominadas por las tríadas de la mafia de Honk Kong; hombres y mujeres que toman decisiones entre la vida y la muerte. Incluso sus historias tienen un matiz fantasmagórico. Pistoleros que comparten habitación con chicas que nunca han visto, amantes enamorados de quienes ya se han ido o están por marcharse, personajes agazapados entre espejismos de lo que puede ser y lo verosímil; los personajes del tendero-carnicero sordomudo que evoca a su padre muerto con cintas de video o el pistolero existencialista enamorado, podrían ser el equivalente cinematográfico de una novela de Haruki Murakami. Won Kar, como Murakami, es de esos artistas influenciados por la cultura occidental particularmente por el cine, la literatura y la música norteamericanas, que resulta en un cineasta asiático de estilo “agringado” narrador de historias múltiples impregnadas de localismo artificioso. Recomendado por Tarantino (que sin muchos reparos Chucking Expres puede ser otra de las cintas a las que le fusiló algo éste hábil plagiario) y alabado en los festivales serios, Kar Wai Wong produce con Fallen Angels una historia edulcorada de Hong Kong, con fotografía estridente de uno de los mejores cinefotógrafos actuales, Christopher Doyle. Cine cool para los últimos días.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Páginas vistas en total

¡Así es! Alguien nos visita

Están Han estado